viernes, 8 de septiembre de 2017

Mi odisea para apuntar a mi hija en la guardería


Resido en un pueblo costero de la provincia de Cádiz por lo que todo lo referido con las administraciones públicas viene dirigido por la Junta de Andalucía.

Allá por marzo - abril de este año empecé con los trámites para poder meter a mi hija en la guardería pública que le corresponde. Dicha escuela infantil está a escasos metros de casa y la verdad que está bastante bien, es bastante amplia y cumple perfectamente con las expectativas que yo tenía. 

Bueno pues como mi hija es de marzo de 2016 entraría en la clase de 1 año y justo era la clase que menos alumnos iban a tener, solo habían abierto 8 plazas. Pues nada, yo sabiendo todo esto,  rellené mis papeles para que mi hija entrase, pero ya estaba la directora avisándome que sería difícil que entrara.

Llegó el día en el que salieron las listas de admisiones y las de espera, para sorpresa mía mi hija estaba en lista de espera, el máximo de punto eran 10 y ella tenía 6,5. Tenía puntos por ser su padre trabajador, por vivir justo al lado de la guardería, y no sé por que más, la cuestión era que era de las que más puntos tenía pero quedó fuera. En la lista de espera mi hija y otro chico tenían la misma puntuación, por apellidos mi hija iba antes porque empieza por la G y el otro pequeño por la V, así que pensé que si quedaba una vacante libre sería para la mía. ¡JA! Para mi sorpresa hubo una vacante pero fue para el otro niño. No sé cuáles son las condiciones que tienen para llamar a los de lista de espera pero estaba claro que por apellido no iba, y si estaban en puntos igualados, pues ya me dirán. Obviamente le pregunté a la señora directora (así entre tú y yo es una mala pecora) a la que muy borde me respondió que ella no tenía que dar contestación a esa pregunta. Después de atenderme fatal y viendo la poca educación que tenía pensé que lo mejor que me podía haber pasado era que mi hija no hubiese entrado porque si ella que es la directora y la que más ejemplo tiene que dar trata así a los padres que ejemplo y que enseñanza puede darle a mi hija. Así que en el fondo me alegré. Lo gracioso viene después cuando salí como un toro de miura del despacho y me encontré en la puerta con 2 o 3 madres que conocían al chico que había entrado antes que mi hija y me comentaron que a ese chico la Junta de Andalucía no le había concedido la bonificación por lo que tendría que salir de sus padres el total completo de lo que costaba, 320€. Claro, por eso no quería darme la contestación, porque iba a sonar fatal decir que habían metido a uno que sus padres le iban a pagar el 100% de la cuota, ya que ellos aunque sea de la Junta de Andalucía, ésta tarda mucho en pagar mientras que el particular tiene que pagar a primero de mes sí o sí. Ahora lo entendía todo mejor y es que al fin y al cabo el dinero es el que manda.

Ah otra de las excusas que dicha directora me puso fue que como yo estaba en paro podía cuidar de mi hija mientras que había padres que trabajaban ambos y necesitaban antes la vacante que yo. En parte, puede tener razón, pero si yo quiero poner a mi hija en la guardería a parte de para que aprenda, se entretenga con otros niños es porque necesito buscar trabajo. Como he comentado en otros post o en mis RR.SS mi marido se ha quedado parado y cualquier trabajo que tengamos ahora es bienvenido y con una niña al lado no puedes hacer nada. Pero para ella los que estamos desempleados no tenemos derecho a que nuestros hijos disfruten de la guardería, no si es gratis, porque bien que se encargó de decirme que la única opción que había era la de pagar 320€ y entonces si tendría su plaza. A esto solo pude reírme en su cara. Así de personaje es la directora.

Después de todo esto, que fue ya por junio así, esperé hasta primero de septiembre para que salieran de nuevo las listas para poder apuntar a los niños. Llamé sin exagerar a por lo menos 10 guarderías y en todas había plazas de 2 años, pero de 1 año en ninguna, así que ya desistí.  Hablando con mi madre me dijo que la guardería que había estado mi sobrino tenía plaza que la llevara allí. Obviamente en las condiciones que estamos ahora no podemos permitirnos pagar 100€ de guardería al mes, porque ésta no es subvencionada por la Junta de Andalucía. Ella que cabe decir que es viuda y tiene una paga pequeña, se ofreció a pagar la guardería junto a mi abuela para que la niña fuese y así yo y su padre podíamos buscar trabajo. Les dije de 1000 maneras que no, hasta se ofendió porque yo no quería, pero al final de lo pesada que se puso tuve que aceptar. 

Ayer mismo por la mañana fui a la guardería con mi hija para matricularla. Mientras yo estaba en el despacho de la directora mi hija muy independiente ella abrió la puerta de la clase y se metió con todos los niños y se puso a jugar. Ni corta ni perezosa bailaba, cantaba y hasta comió bizcocho porque era el cumpleaños de uno de los pequeños. La verdad que la directora de ahí es un encanto, además de ser una chica joven, el trato fue exquisito. Me dijo todo lo que tenía que saber, me enseñó la guardería, me presentó a la maestra que iba a tener mi hija y la verdad que quedé encantada. 

Yo siempre hago mía la frase aquella de "no hay mal que por bien no venga" y tanto que es verdad. Tuve que topar con una directora pésima para que mi hija entrase en esta guardería donde por ahora todo lo que hay son beneficios, excepto el precio pero bueno iremos tirando y en cuanto encontremos trabajo libraremos a mi madre y a mi abuela de esa carga. 

Ya os seguiré contando como le va a la chica una vez que entre, porque hasta el día 18 no empieza su rutina de "niña mayor".

No hay comentarios:

Publicar un comentario